JUZGAN A UNA BANDA POR ASALTAR CHALÉS Y MANIATAR A SUS DUEÑOS E HIJOS MENORES

Asaltaban chalés y maniataban a los dueños a los que intimidaban con armas, incluso, delante de sus hijos menores de edad. En ocasiones las víctimas eran golpearlos con suma violencia. En uno de los atracos llegaron a retener hasta seis personas en el salón de la casa atadas y con la cabeza tapada. El grupo actuaba organizado en células que tenían encomendadas distintas funciones: la información y la vigilancia, el almacenaje y provisión de armas y los asaltos.....

DIARIO SUR 06.03.2011

Las 16 personas de distintas nacionalidades que formaban esta banda dedicada a los robos y el tráfico de drogas serán juzgada por la Audiencia de Málaga. El fiscal solicita penas que suman más de 150 años de cárcel por delitos de asociación ilícita, seis robos con violencia, doce de detención ilegal, dos de tráfico de drogas y uno de tenencia de armas.Esta operación tuvo su origen en dos investigaciones. La primera de ellas por tráfico de drogas, en la que el estupefaciente viajaba oculto en carritos de bebé y una segunda sobre una red internacional de robo de vehículos, según explicó el conocido abogado Manuel Huertas, uno de los letrados personados.Urbanizaciones de la costaLos procesados llevaron a cabo sus asaltos entre los meses de febrero y abril de 2009 en urbanizaciones de Mijas y Fuengirola, según explica el fiscal en su escrito de acusación provisional.

Su primer atraco, sin embargo, no fue un chalé sino un establecimiento de comida rápida, donde robaron armados de una pistola y un fusil tras intimidar a los empleados y los clientes.Días después, se prepararon dar un golpe en una urbanización de Mijas. Sin embargo, el día fijado inicialmente fue aplazado tras tener conocimiento de que los dueños iban a celebrar una fiesta a la que asistirían una treintena de personas, por lo que pensaron que era mejor dejarlo para el día siguiente, llegando a comentar, incluso, que los dueños de la casa estarían con resaca.De esta manera, tal y como habían fijado, tres de los integrantes de la banda, pertrechados de dos armas cortas y un subfusil con silenciador, asaltaron a los dueños en la puerta obligándoles a entrar dentro de la vivienda. Allí los ataron y les taparon la cabeza, reteniendo también dentro de la casa a un trabajador de la finca, que se encontraba en los alrededores. Más tarde llegaron otras tres personas a las que también maniataron y llevaron junto al resto en el salón de la vivienda, para después apoderarse de joyas y dinero. Sin embargo, en un momento determinado se dieron cuenta de que se habían equivocado de objetivo, porque éste estaba en la finca de al lado.Por ello decidieron esperar fuera al dueño de la casa. A su llegada le golpearon con la culata de una pistola para vencer la resistencia del hombre. Después retuvieron a su mujer y a sus dos hijos menores de edad y se llevaron joyas y dinero.

Poco después, esta vez en Fuengirola, asaltaron a punta de cuchillo a una pareja a la que golpearon y maniataron exigiéndoles las claves de una caja fuerte. También les sustrajeron unas tarjetas de crédito con las que intentaron sacar dinero en un cajero cercano. Se da la circunstancia de que las víctimas eran los tíos de uno de los acusados que fue el que facilitó la información de la pareja. En los registros efectuados por la policía en los domicilios de los procesados fueron hallados distintas cantidades de droga, dinero, gran cantidad de armas y munición.